Cómo calcular el presupuesto para el mantenimiento de tu hogar

El mantener una casa para muchas personas no es tan fácil, se debe tener en cuenta todos los pagos que requiere para su mantenimiento, además de gastos como la hipoteca, impuestos, si cuenta con la póliza de hogar, así como también los servicios públicos.      

Al ser propietario,  debes realizar un estudio minucioso y calcular los gastos para saber cuánto debes cancelar todos los meses en gastos fijos, pero siempre apartar algo para imprevistos en el hogar, además de su mantenimiento anual.

Una buena idea es trabajar con proyectos, por ejemplo, si este año deseas colocar nuevas cerraduras y quizás invertir en las nuevas cerraduras inteligentes, debes incluir ese gasto, además los de instalación que te podría cobrar un cerrajero.

Realizar una especie de presupuesto donde se establezcas las prioridades mensuales que debes cubrir y que tengas una capacidad de ahorro, para los proyectos de mejora de tu hogar.

Formas de elaborar el presupuesto

La mayoría de los servicios son cancelados una vez al mes, por lo tanto, el presupuesto se debe diseñar de la siguiente manera:

Ingresos: Estos son todos los pagos que te realizan, el de la nómina que es el ingreso fijo y las comisiones, regalos, horas extras, premios, puntualidad, que son los ingresos variables, entre otros.

Gastos: Debes incluir los gastos fijos, como hipoteca, alimentos, servicios, como la recolección de desechos, el agua, la electricidad, internet y telefonía, los cuales, a pesar de ser gastos fijos, pueden tener montos variables.  Sin embargo, es buena idea que apartes un monto fijo para dichos gastos. 

En caso de que vivas en un edificio o comunidad, también incluye estos gastos de mantenimiento de tu edificio, que incluyen la limpieza, arreglos, reparaciones, conserjería, y otros.

Además, debes incluir gastos variables, que incluyen entretenimiento, regalos, seguros, gastos médicos tuyos y de tu familia y mascota, mantenimiento de tu vehículo, gasolina,  imprevistos, peluquería, barbería, etc.

Entre los gastos variables también tenemos, por ejemplo,  los Impuesto sobre bienes e inmuebles que le pagas al ayuntamiento, en algunos casos pueden ser tasas fijas anuales, que incluyen un porcentaje del valor catastral de la vivienda, pero eso depende del país en donde vivas, y algunos municipios o provincias tienen leyes diferentes al respecto. Es bueno que consultes antes de preparar tu presupuesto.

También es bueno que incluyas los gastos de tu vehículo, o transporte.

Existen otros gastos que son anuales y se deben tomar en cuenta: Seguro de hogar, póliza de vida, y por gastos médicos, así como el seguro del coche. Aquí puedes incluir también el mantenimiento y reparación de tu hogar, como pintura, detalles que quieras actualizar, redecorar, contratar a un cerrajero para aumentar la seguridad de tu hogar, por ejemplo.

También, entre los gastos fijos, los desgastes que surgen en la casa, como paredes agrietadas, cañerías en mal estado, muebles rotos, artefactos eléctricos dañados, esto se debe reparar con parte de los ahorros. 

Existen algunas personas que emplean el método 50/20/30, el cual consiste en asignar el 50 por ciento de tus ingresos a los gastos fijos, un 20 por ciento al ahorro y un 30 por ciento a gastos personales, viajes, ocio, ropa, entre otros.

Ahora que comienza el año, es una buena oportunidad para comenzar a planificar y tener un buen año.

error: Content is protected !!